Saltar al contenido

La trama invisible en El piano negro de Marco Martos

piano negro

La trama invisible en El piano negro de Marco Martos

(Por Francois Villanueva Paravicino)

El destacado poeta y maestro Marco Martos, miembro fundamental de la grandiosa Generación del 60 y merecido Premio Nacional de Poesía del Perú, nos ha entregado ―tal vez― uno de sus mejores libros de toda su obra poética completa. En efecto, El piano negro (Editorial Apogeo, 2018) es aquel libro que trabaja, como los mejores de su autor, un tema trascendental que le quiere y le hiere (parafraseando los versos del poema “Abraxas” de esta gran entrega).

Así sucedió con Casa nuestra (1965), donde la voz lírica se concibe, asume, lucha, ilusiona, distancia, desilusiona, cree, odia o esperanza, con la pasión de un joven poeta de “Veinticuatro” años, como aquel último poema del libro. O, por poner un ejemplo más evidente, Jaque perpetuo (2003), donde su autor hace gala de su gran saber y erudición sobre la vida de sus más admirados ajedrecistas y sobre aquel juego que amó y adora tanto desde su temprana juventud. Además, en Dante y Virgilio iban oscuros en la profunda noche (2008), gran tributo poético ―entre los mejores a mi parecer― a la Comedia de Dante, cuyos versos le repararan mucha gratitud y oficio a su creador.

En El piano negro, como el autor subraya en “Noticia”, las palabras liminares, su gran obsesión es “la importancia del inconsciente en la vida de los seres humanos y en la creación artística”. Desde aquel primer verso del libro: “Entre nosotros hay una trama invisible” de “Abelardo y Eloísa”, hasta el canto de cisne de los versos finales del último poema “Así acaba la vida en un suspiro, / aletea ya, célebre vampiro”. Eros y Thánatos, o Realidad o Irrealidad, son algunas de las dicotomías que la voz lírica camufla, con grandes metáforas e imágenes, figuras letradas y cultas, en las composiciones de este libro.

Tal vez el gran tributo al mayor y más popular de las artes, considerada así por escritores, filósofos, pintores, arquitectos y en otros géneros ―basta recordar aquella frase: “Sin la música la vida sería un error”, del gran Frederick Nietzsche―, sea el poema homónimo donde se enaltece las hermosísimas Claro de luna o Himno de la alegría de Beethoven, donde “se apaciguan el dolor y se avizoran las puertas de las esperanzas” o se percibiese “sus euforias o sus momentos de triunfo”, respectivamente. Pues, quizás, la música sea el arte que más arde en el mar de sentimientos de los hombres, y al que buscaban llegar los versos del atormentado y suicida poeta alemán que tanto apasiona a Marco Martos: Georg Trakl.

En este libro el lector reflexionará, entre otras cosas, sobre las creencias míticas (“Abraxas), el instinto animal  (“Almas”), el sexo (“Caballo negro”), el parricidio (“Casa silenciosa”), lo onírico (“Dos sueños”), la muerte (“El enigma de Thánatos”), el amor (“Espejos”), la pasión (“Febril”), la tentación femenina (“La gran serpiente Kundalina”), el padre del psicoanálisis (“Melancolías de Sigmund Freud”), el prosado destino azaroso (“Oro de Indias”), el sometimiento (“Sombras”), el lazo entre el hombre y la bestia (“Tótem”), o el inconsciente (“Un desconocido”); y por ello el placer intelectual está asegurado.

 

Francois Villanueva Paravicino

Escritor peruano (Ayacucho, 1989). Bachiller en Literatura por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Finalista del I Concurso Iberoamericano de Relatos BBVA-Casa de América “Los jóvenes cuentan” (2007). Textos suyos aparecen en la antología Recitales “Ese Puerto Existe”, muestra poética 2010-2011 (2013). Ha publicado el libro de relatos Cuentos del Vraem (2017) y el poemario El cautivo de blanco (2018); además publicó en Amazon su primera novela Los bajos mundos (2018). Tiene diversas publicaciones literarias en antologías, revistas y diarios. Actualmente cursa la Maestría en Escritura Creativa de la UNMSM.