Saltar al contenido

Las parábolas del destino en “La esposa del rey de las curvas” de Alfredo Bryce Echenique

a esposa del rey de las curvas

(Por Francois Villanueva Paravicino)

El prolífico y maestro de generaciones enteras Alfredo Bryce Echenique (Lima, 1939), nos entregó hace una década La esposa del rey de las curvas, luego de publicar Las obras infames de Pancho Marambio (2007), aquella sentida novela sobre la autodestrucción, la soledad, el vicio del alcoholismo, y el amor contrariado y sus consecuencias fatales. Por su parte, el libro de cuentos del 2009 continúa el camino emprendido con Huerto cerrado (1968), La felicidad ja ja (1974) y otros libros posteriores, cuyo vínculo original se da por su característico estilo, que todo buen escritor impronta personalmente en sus propios escritos. Sin embargo, encontramos a un Bryce más forjado desde el primer cuento, “La funcionaria lingüista”, donde descubrimos su particular lenguaje de frases circulares y digresiones, que explican en cierta medida las psicologías de los protagonistas y resultan un acierto.

Los diez cuentos de La esposa del rey de las curvas bosquejan básicamente a sus personajes cual figuras erráticas entre América (Nueva York, Cuba y Lima, por ejemplo) y Europa (Madrid, Bolonia y París, del otro lado). Existe un cosmopolitismo territorial, social y cultural de corte propio. Estos seres dotados de torrencial oralidad, partícipes de la trama (con excepción de “El limpia y el locomotora” que presenta un narrador omnisciente), nos narran la melancolía de las pasiones y virtudes que se fueron, que ya no existen más, pero resucitados por delirantes y risibles rememoraciones, que atrofian la linealidad del relato, cuyo auge cobra cuerpo en “La chica Pazos” ―pasos, los pasos inexorables de la vida―, en el que incluso existe una mezcla de narradores. La fluidez de la prosa, sin embargo, facilita su lectura. Las voces de estos personajes exploran una vibrante aventura vital, tragicómicamente bélica, en un mundo gris y abigarrado a la vez, donde un “cuentacuentos infantil” te “deleita”.

Los cuentos que más me gustaron fueron “La funcionaria lingüista” (el academicismo y arribismo ridículos), “¡Y se me larga usted en el acto!” (los irrisorios prejuicios sociales y raciales), “Peruvian Apollo” (la identidad del matrimonio), “En la detestable ciudad de Bolon-i-a” (mordaz evaluación del idioma), y “La esposa del rey de las curvas” (el papel de la literatura en la vida). Por otro lado, los protagonistas son caricaturizados moralmente (“La funcionaria lingüista”, “El profesor Iriarte”, “Las manías del primo Rodolfo”, “El limpia y el locomotora”). El autor, asimismo, nos conduce de la mano hacia los absurdos de la clase social a la que pertenecen, o hasta sus frustrados discursos  revolucionarios y políticos (“Un viaje corto y final”).

El cuento que da título al volumen (“La esposa del rey de las curvas”) nos muestra la estética bryceana, con una cita de El hombre rebelde de Albert Camus (Francia, 1913-1960), en la cual muestra al escritor como un rebelde metafísico, que utiliza la literatura contra su destino nimio y absurdo, angustioso y aburrido. Los otros cuentos abordan desde mordaces exploraciones de la condición humana, hasta interpretaciones irónicas del amor y el desamor, la comunicación en las relaciones, la nostalgia de la adolescencia, la Lima de los cincuenta, la pasión de las manías y el afecto por la literatura. Entre ellos, esencialmente, está la añoranza burlona, y la resurrección de la experiencia y el recuerdo febril de una lucha, una extraña batalla que da la vida.

Este artículo lo creo pertinente debido a la reciente publicación de sus Antimemorias 3. Permiso para retirarme, que promete demasiado, pues junto con Un mundo para Julius, sus dos libros de memorias anteriores me parecieron fascinantes y aleccionadores sobre los diferentes placeres y displaceres, anécdotas y testimonios, aventuras y peripecias, amistades y enemistades, amores y desamores, que vivió en carne propia un escritor que se ha abierto una marcada senda en la literatura peruana contemporánea.

 

Francois Villanueva Paravicino

Escritor peruano (Ayacucho, 1989). Bachiller en Literatura por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Finalista del I Concurso Iberoamericano de Relatos BBVA-Casa de América “Los jóvenes cuentan” (2007). Textos suyos aparecen en la antología Recitales “Ese Puerto Existe”, muestra poética 2010-2011 (2013). Ha publicado el libro de relatos Cuentos del Vraem (2017) y el poemario El cautivo de blanco (2018); además publicó en Amazon su primera novela Los bajos mundos (2018). Actualmente cursa la Maestría en Escritura Creativa de la UNMSM.