Saltar al contenido

¿Por qué leer Capturas de escafandra de Carlos Cavero?

crédito de la foto: Carlos Cavero

¿Por qué leer Capturas de escafandra de Carlos Cavero?

La poesía de Carlos Cavero en su libro Capturas de escafandra (Editorial Apogeo, 2018) se aproxima a lo que Hugo Friedrich ha denominado “lírica moderna”: el arte de versar con ambigüedad, con hermetismo y con fragmentación. Y como muy bien afirmaba el poeta y genio simbolista Stéphane Mallarmé, un verso no está logrado si es de fácil entendimiento, sino que siempre se ha de buscar la oscuridad y el trabajo lector para su hermenéutica.

Basta leer estos versos del poema Fragmentos de esta entrega para hallar cierto “barroquismo”: “cuanto horror al vacío/ fobia al desconcierto/ y aun así me pregunto/ al saberme finito y prescindible/ cuánto de eternidad/ al menos en materia de carne/ habré logrado”. Ahí está el “Horror Vacui”, el “Memento Mori” y la preocupación por el tiempo, aquellas características de la poesía que tanto enseñó Luis de Góngora y Argote.

De gran factura en el lenguaje, con versos sentenciosos y cortos, forjando el uso del verso libre o versículo, de ritmo cortante y quebradizo, la propuesta de este libro es lo que la voz lírica del poema “Estructuras” ha denominado (parafraseando): fotografías de silencios. Aquellas perpetuaciones, perennizaciones, grabaciones: capturas de escafandras en las “nébulas” o en el “mar adentro”, en las “oxitocinas” o en las “dopaminas”,  del mundo subjetivo del poeta.

El trabajo del lenguaje lírico es bueno en este libro de poemas, y si el ser lírico de un poema de César Vallejo decía que le salía “espuma” en vez del verbo, Carlos Cavero ha expresado en el poeta de la composición “Painkillers”: “soy cirujano manco”. Aquella imposibilidad de oficiar el trabajo asignado, es la metáfora de lucha por “ser”, realmente “ser”, en este mundo donde todo tiene que cumplirse: “Yo mismo/ habiendo cabalgado esta bestia por décadas/ aunque he sobrevivido/ me encuentro bocarriba tras sus coces”.

También el poeta ha dividido su poemario en cuatro secciones interesantes, intitulados con dos neologismos (Encapsulario y Escamalario) y con la nomenclatura de dos sustancias químicas del cuerpo (Oxitocinas y Endopaminas). Cabe indicar que no son azarosas y antojadizas dichas nominaciones, sino la conciencia creadora los ha reunido por afinidad temática.

Es el caso de Escamalario, que cuenta con los poemas “Pez de aguas profundas”, “Exploraciones”, “Mar adentro”, “Ímpetus y cardumen”, “Mares adentro”, “Cima de silencio”, “Caja de peces”, “Leviatanes”, “Trasplantes marítimos” y “Epílogos”. Es decir, la palabra-raíz “escama” y el sufijo “ario”, nos habla de un oficioso o conocedor de los peces y el mar.

De “Mar adentro”, por ejemplo, existen estos versos de gran belleza y fuerza poética lograda: “En tierra/ las cavidades son ciegas/ los argumentos estériles/ y al caer las gotas de garúa/ que apenas mojan el suelo/ se afilan como clavículas.// Mar adentro es un bestiario/ ajeno al capricho terrestre”. Si alguien ama el Mar, o la Mar como lo llamaba Ernest Hemingway, debe entender muy bien al poeta Carlos Cavero.

También en el poema “Algo de cierto”, de Encapsulario, se encuentra aquel logro estético: “Algo de cierto debe haber/ en las incongruencias de los astros/ aquellos que reinaban desde el púlpito/ trazando zigzagueantes plataformas/ para la adoración de los náufragos”.

Un poemario que el lector degustará leerlo y releerlo, como a mí me ocurrió. Recomendado de hecho.

Crédito de la foto: Carlos Cavero

Francois Victor Villanueva Paravicino

Escritor peruano (Ayacucho, 1989). Bachiller en Literatura por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Finalista del I Concurso Iberoamericano de Relatos BBVA-Casa de América “Los jóvenes cuentan” (2007). Textos suyos aparecen en la antología Recitales “Ese Puerto Existe”, muestra poética 2010-2011 (2013). Ha publicado el libro de relatos Cuentos del Vraem (2017) y el poemario El cautivo de blanco (2018). Tiene diversas publicaciones literarias en antologías, revistas y diarios. Actualmente cursa la Maestría en Escritura Creativa de la UNMSM.