Saltar al contenido

¿Por qué Leer Demian de Herman Hesse?

Demian Herman Hesse

Una de las mejores novelas de Herman Hesse, publicada en 1919, que junto a Siddhartha (1922), El lobo estepario (1927) y El juego de abalorios (1943), hablan por sí mismas. Aunque toda la prosa narrativa de Hesse es de gran calidad, hace mérito y honor a la lengua alemana, que ostenta uno de los mayores méritos de toda la humanidad: de ser una de las más premiadas con los Premios Nobel de Literatura, junto con la inglesa, la francesa, y la española. La última fue Herta Müller, una voz excepcional. Y no es para pasarlo desapercibido, pues la patria germánica ha producido autores como el filósofo Rudolf Christoph Eucken (1908), escritores como Paul von Heyse (1910), Gerhart Hauptmann (1912), Thomas Mann (1929), el mismo Hesse (1946), Nelly Sachs (1966), Heinrich Böll (1972) y Günter Grass (1999), y el historiador como Theodor Mommsen (1902).

La novela en cuestión trata sobre la evolución psicológica de un joven, de su impresionante influencia sobre él ejercida por Max Demian, un joven misterioso que tiene una madre también de enigmática figura (aunque a ella sólo se le conozca casi al final desde el capítulo Eva). Está escrita en primera persona, por un narrador homodiegético llamado  Sinclair. La inteligencia de este hará que se haga amigo de Demian, quien es todavía más inteligente. Sinclair narra sus problemas de infancia y juventud, solucionadas y esclarecidas desde la aparición de Demian, quien lo lleva a conocer un mundo inexplorado, místico. Son grandiosas las observaciones que hace él, Demian, sobre la Biblia, como la hermenéutica un tanto atea de la historia de Caín y Abel, y el descubrimiento de que Dios puede tener también una naturaleza negativa, mala, demoníaca.

En esta novela también se puede ver el carácter autodidacta de Hesse, pues existe un rechazo a la enseñanza aplicadas en los colegios ortodoxos y la Universidad. Además, expondrá sus ideas sobre la libertad espiritual y de voluntad que deben tener los hombres para sentirse realizados por sí mismos metafísicamente. Explorará a la vez la actualidad de la divinidad griega Abraxas, que Sinclair conocerá a través de Demian y su amigo Pistorius, un teólogo frustrado que se dedica a tocar el piano en una iglesia.

En general, la novela es buena, no aburre, se puede leer incluso rápidamente y acabarla pronto porque es corta. Un punto más para Hesse. Junto con Bajo la rueda, novela que también leí de su autor, es una de las novelas donde el nobel alemán centra su historia en un ambiente escolar y juvenil, de ahí su acogida por el público joven. Además, en ambas se lanzan unas arduas críticas contra el sistema educativo tradicional, donde se prima lo académico y el éxito fuertemente científico en detrimento del desarrollo personal, subjetivo y emocional del educando. Algo que debe ser tomado en cuenta por los pedagogos de nuestras aulas peruanas. La invitación está hecha.

Francois Victor Villanueva Paravicino

Escritor peruano (Ayacucho, 1989). Bachiller en Literatura por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Finalista del I Concurso Iberoamericano de Relatos BBVA-Casa de América “Los jóvenes cuentan” (2007). Textos suyos aparecen en la antología Recitales “Ese Puerto Existe”, muestra poética 2010-2011 (2013). Ha publicado el libro de relatos Cuentos del Vraem (2017) y el poemario El cautivo de blanco (2018). Tiene diversas publicaciones literarias en antologías, revistas y diarios. Actualmente cursa la Maestría en Escritura Creativa de la UNMSM.