Saltar al contenido

¿Qué personajes degradantes pueblan Mundo Inmundo de Manuel Raya?

manuel raya

Mundo Inmundo (Editorial Apogeo, 2018) de Manuel Raya, es, como dijo su autor sobre él, un tributo personal a Charles Bukowski y Julio Ramón Ribeyro, autores que supieron hallar el arte en el escepticismo, el nihilismo, lo paupérrimo, la alienación; es decir, representar estéticamente el lado oscuro de las urbes, sus problemáticas, sus derrotas, su cosmovisión fragmentada desde el otro lado, la otra orilla, la periferia o su parte más débil, la más frágil.

En efecto, el lector del libro de cuentos de Manuel Raya, podrá sentir a flor de piel el pesar de los marginales, la carga de los excluidos, el castigo de los necesitados, el sacrificio de los enajenados, la degradación del hombre atrapado por su fracaso, el hedor del basural que lo rodea, que lo oprime y lo aleja de la vida, lo acerca a la sobrevivencia, a la subsistencia, como si fuera una peste que le ha estragado el destino vital, que lo ha hundido en la inmundicia.

Desde locos callejeros o gallinazos críticos hasta escribidores indigentes o profesionales oprimidos, aquella atmósfera de los relatos del escritor Manuel Raya recrea una tensión de conflictos existenciales y económicos, donde los personajes-narradores asumen el rol de insultados por lo establecido, lo común, el orden establecido, el establishment que se forja con el capitalismo salvaje, con el neo-ultra-súper-archi-liberalismo económico que ha creado un sistema alienante y escabroso, duro y afásico, deshumanizador y desesperante, como un laberinto sin salida que cierra la puerta con cada paso que avanzamos.

“Soy yo el que ha estado viviendo en otro mundo. En ese mundo ilusorio y ficticio, al que llaman locura”, nos dice un protagonista del cuento homónimo, quien durante el grueso de la historia se representa como un miserable que deambula siendo desdeñado y marginado por los ciudadanos de a pie, que lo excluyen y lo juzgan como a una escoria. Y como si la imprecación matara, este indigente se reconoce ante su conciencia (aquella cruel castigadora), como un enajenado que entiende la realidad al final, aquella derrota inexorable.

Un libro que definitivamente despierta el interés social, el sentir y la preocupación por los enajenados, los seres marginales, los excluidos; es decir, por aquellos cuya tragedia se lucha día a día. Aunque el libro merezca más cuidado de corrección de estilo, mejor trabajo prosístico, más innovación formal, mayor pericia semántica y sintáctica, es sin duda el mejor trabajo de su creador, un economista y un abogado que ha incursionado en la literatura para desfogar su pasión por el Arte.

 

Francois Victor Villanueva Paravicino

Escritor peruano (Ayacucho, 1989). Bachiller en Literatura por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Finalista del I Concurso Iberoamericano de Relatos BBVA-Casa de América “Los jóvenes cuentan” (2007). Textos suyos aparecen en la antología Recitales “Ese Puerto Existe”, muestra poética 2010-2011 (2013). Ha publicado el libro de relatos Cuentos del Vraem (2017) y el poemario El cautivo de blanco (2018). Tiene diversas publicaciones literarias en antologías, revistas y diarios. Actualmente cursa la Maestría en Escritura Creativa de la UNMSM y su novela Los bajos mundos está en proceso de edición.