Saltar al contenido

Entendiendo la Orientación Sexual desde una Perspectiva Psicológica

la sociedad heteropatriarcal fomenta la cultura de la violacion

por Robert Longley
Actualizado el 08 de junio de 2018
La orientación sexual, a veces llamada “preferencia sexual”, describe el patrón de sentimientos de atracción emocional, romántica o sexual de una persona hacia hombres, mujeres, ambos o ninguno de los dos sexos. Según la Asociación Americana de Psicología (APA), la orientación sexual “también se refiere al sentido de identidad de una persona basado en esas atracciones, conductas relacionadas y membresía en una comunidad de otras personas que comparten esas atracciones”.

Décadas de investigación clínica indican que existen orientaciones sexuales individuales a lo largo de un espectro que va desde una atracción exclusiva hacia personas del sexo biológico opuesto hasta una atracción exclusiva hacia personas del mismo sexo biológico.

Las categorías más comúnmente discutidas del espectro de orientación sexual son:

Heterosexual: atracción hacia personas del sexo opuesto;
Homosexual o gay/lesbiana (los términos preferidos): atracción por personas del mismo sexo;
Bisexual: atracción hacia hombres y mujeres; o
Asexual: no atraído sexualmente ni por hombres ni por mujeres.
Las categorías menos frecuentes de identidades de orientación sexual incluyen, “pansexual”, la atracción sexual, romántica o emocional hacia las personas independientemente de su sexo biológico o identidad de género, y “polisexual”, la atracción sexual hacia múltiples, pero no todos, los géneros.

Aunque estas categorías de atracción son similares a las que se aplican en las culturas de todo el mundo, distan mucho de ser las únicas etiquetas de orientación sexual que se utilizan hoy en día.

Por ejemplo, las personas que se sienten inseguras de sus atracciones sexuales pueden referirse a sí mismas como “interrogativas” o “curiosas”.

Por más de cuatro décadas, la Asociación Americana de Psicología ha enfatizado que la homosexualidad, la bisexualidad y la asexualidad no son formas de enfermedad mental y no merecen su estigma históricamente negativo y la discriminación resultante.

“Tanto el comportamiento heterosexual como el comportamiento homosexual son aspectos normales de la sexualidad humana”, afirma la APA.

La orientación sexual es diferente de la identidad de género

Mientras que la orientación sexual consiste en sentirse atraído emocional o románticamente por otras personas, la “identidad de género” describe los sentimientos internos de una persona de ser hombre o mujer (masculino o femenino); o una mezcla de ambos o ninguno (genderqueer). La identidad de género de una persona puede ser igual o diferente a su sexo biológico asignado al nacer. Además, las personas que son “disfóricas de género” pueden sentir fuertemente que su verdadera identidad de género difiere del sexo biológico que se les asignó al nacer.

En términos más simples, la orientación sexual se trata de con quién queremos estar romántica o sexualmente. La identidad de género es acerca de quiénes nos sentimos, cómo elegimos expresar esos sentimientos, y cómo deseamos ser percibidos y tratados por otras personas.

Cuándo y cómo se reconoce la orientación sexual

De acuerdo con la investigación médica y psicológica más reciente, los sentimientos de atracción emocional, romántica y sexual que eventualmente forman la orientación sexual adulta generalmente surgen entre los 6 y los 13 años de edad. Sin embargo, los sentimientos de atracción se pueden desarrollar y cambiar a cualquier edad, incluso sin ninguna experiencia sexual previa.

Por ejemplo, las personas que practican el celibato o la abstinencia sexual siguen siendo conscientes de su orientación sexual e identidad de género.

Las personas homosexuales, lesbianas y bisexuales pueden seguir diferentes plazos para determinar su orientación sexual que las personas heterosexuales. Algunos deciden que son lesbianas, gays o bisexuales mucho antes de tener relaciones sexuales con otras personas. Por otro lado, algunos no determinan su orientación sexual hasta después de haber tenido relaciones sexuales con personas del mismo sexo, del sexo opuesto o de ambos. Como señala la APA, la discriminación y los prejuicios pueden dificultar que las personas lesbianas, gays y bisexuales acepten sus identidades de orientación sexual, ralentizando así el proceso.

No es raro que las personas no estén seguras de su orientación sexual. Algunas personas viven toda su vida sin estar nunca seguras de su orientación sexual exacta.

Los psicólogos enfatizan que “cuestionar” la orientación sexual de una persona no es poco común ni una forma de enfermedad mental. La tendencia a que los sentimientos de atracción cambien a lo largo de la vida se conoce como “fluidez”.

Las causas de la orientación sexual

Pocas preguntas en la historia de la psicología clínica han sido tan profundamente debatidas como la causa de la orientación sexual de un individuo. Mientras que los científicos generalmente están de acuerdo en que tanto la naturaleza (nuestros rasgos heredados) como la crianza (nuestros rasgos adquiridos o aprendidos) juegan papeles complejos, las razones exactas de las diversas orientaciones sexuales siguen estando mal definidas y aún menos bien entendidas.

A pesar de años de investigación clínica sobre el tema, no se ha identificado una causa o razón única para desarrollar una orientación sexual en particular. En cambio, los investigadores creen que los sentimientos de atracción emocional de cada persona están influenciados por una compleja combinación de dominancia genética, factores hormonales, sociales y ambientales. Si bien no se ha identificado ningún factor individual la posible influencia de los genes y hormonas heredados de nuestros padres indica que el desarrollo de la orientación sexual puede comenzar antes del nacimiento. Algunos estudios han demostrado que la exposición a la actitud de sus padres hacia la orientación sexual podría afectar la manera en que algunos niños experimentan con su propia conducta sexual e identidad de género.

Una vez se creyó que las orientaciones sexuales homosexuales, lesbianas y bisexuales eran tipos de “trastornos mentales” a menudo causados por el abuso sexual durante la infancia y las relaciones adultas problemáticas.

Sin embargo, se ha demostrado que esto es falso y se basa principalmente en la desinformación y el prejuicio contra los llamados estilos de vida “alternativos”. La investigación más reciente no muestra ninguna relación entre ninguna de las orientaciones sexuales y los trastornos psicológicos.

¿Puede cambiarse la orientación sexual?

En los Estados Unidos, la década de 1930 trajo consigo la práctica de varias formas de “terapia de conversión” con la intención de cambiar la orientación sexual de una persona de gay, lesbiana o bisexual a heterosexual a través de intervenciones psicológicas o religiosas. Hoy en día, todas las principales organizaciones nacionales de salud mental consideran que todas las formas de terapias de conversión o “reparadoras” son prácticas pseudocientíficas que, en el mejor de los casos, son ineficaces y, en el peor, emocional y físicamente dañinas.

Además, la Asociación Americana de Psicología ha encontrado que es probable que la promoción de la terapia de conversión en realidad refuerza los estereotipos negativos que han llevado a años de discriminación contra las personas lesbianas, gay y bisexuales.

En 1973, la Asociación Psiquiátrica Americana eliminó oficialmente la homosexualidad de su Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales, utilizado por los profesionales médicos para definir las enfermedades mentales. Todas las demás organizaciones de profesionales de la salud han hecho lo mismo desde entonces, eliminando así todo apoyo profesional a la idea de que una atracción emocional por personas del mismo sexo puede o incluso necesita ser “cambiada”.

Además, las mismas organizaciones profesionales han disipado la vieja creencia de que una persona puede ser “convertida” en gay.

Por ejemplo, dejar que los niños pequeños jueguen con juguetes hechos tradicionalmente para niñas, como las muñecas, no hará que se conviertan en gays.

Datos básicos sobre la orientación sexual

La orientación sexual se refiere a la atracción emocional, romántica y/o sexual de una persona hacia personas del sexo opuesto, igual, ambos o ninguno.
“Heterosexualidad” es una atracción sexual hacia personas del sexo opuesto.
“La “homosexualidad” es una atracción sexual hacia personas del mismo sexo.
“Bisexualidad” es una atracción sexual hacia ambos sexos.
“Asexualidad” es la falta de atracción sexual por ambos sexos.
La orientación sexual es diferente de la identidad de género.
La orientación sexual de una persona generalmente surge entre los 6 y los 13 años de edad.
Se desconocen las causas exactas de una determinada orientación sexual.
La homosexualidad no es una forma de enfermedad mental.
Los intentos de cambiar la orientación sexual de una persona son ineficaces y potencialmente dañinos.

Fuentes

“Orientación sexual, homosexualidad y bisexualidad”. Asociación Americana de Psicología. 8 de agosto de 2013. Copyright © 2008 Asociación Americana de Psicología.

“Respuestas a tus preguntas: para una mejor comprensión de la orientación sexual y la homosexualidad”. Asociación Americana de Psicología. (2008). Copyright © 2008 Asociación Americana de Psicología.

Traducido desde:
Longley, Robert. (2018, June 8). Understanding Sexual Orientation from a Psychological Perspective. Retrieved from https://www.thoughtco.com/what-is-sexual-orientation-4169553