Saltar al contenido

Breve repaso de la crítica literaria francesa, según Carmelo Bonet

critica literaria

El estudioso Carmelo Bonet (Montevideo, 1886-1977) tiene en su bagaje intelectual libros como Escolios y reflexiones sobre estética literaria, Ensayos literarios, Apuntaciones sobre el arte de escribir, Gente de novela, Las fuentes de la creación literaria, y La crítica literaria, libro que analizaremos por su enfoque panorámico sobre la crítica literaria en el mundo occidental de viejo cuño. Su autor fue un gran académico, investigador, y crítico literario, y este libro muestra su erudición al respecto, aunque peque de sintetismo presuntuoso.

El primer gran concepto que nos da Carmelo Bonet es que el surgimiento de la crítica literaria como disciplina académica e intelectual en las tierras del Viejo Continente se dio de manera dogmático-hedonista, donde incluye a los griegos, latinos, medievales e incluso renacentistas e ilustrados. Esta crítica se basa en el gusto, y en un racionalismo basado en el placer y el displacer, como diríamos con Kant.

En ese sentido, en una época más adelante, rescata figuras como Mme. Stael (la crítica comprensiva, 1766-1817), quien propugnaba: “La ley del progreso es aplicable a los productos espirituales que pertenecen a la esfera del pensamiento, pero no a la esfera de la imaginación”. Así salva a los griegos, latinos, medievales y renacentistas e ilustrados como genios de su época y de toda la humanidad, y que por ser antiguos o pasados no deben ser olvidados, sino que su presencia debe estar presente en todos los momentos de la historia del Arte, forjando así su condición de clásicos. Sin embargo, apunta que la filosofía es divergente al respecto, por estar más ligada al pensamiento racional que siempre busca nuevos horizontes en una evolución lineal.

El estudioso uruguayo también se ocupa de Charles Agustín Sainte Beuve (1804-1869) y su crítica biográfica. Para este erudito francés del siglo decimonónico, los datos biográficos y la existencia en sí del autor influye en su obra y en el análisis de esta, tal es así que se puede encontrar rasgos trascendentales sobre su vida que están solapadamente disimulados en la obra del creador. Es decir, un gran impulsador del vitalismo vivencial.

Otro crítico fue Hipólito Taine (1828-1893) y su crítica determinista, basada en lo que llamó las tres fuerzas primordiales que forjan en la obra literaria su fisonomía especial: medio-raza-momento. Este sustento, para ver su influencia en Latinoamérica, también fue adaptado por Luis Alberto Sánchez en su Historia de la literatura peruana. Es decir, una crítica literaria casi geopolítica y sociocultural, en el sentido más amplio de la palabra.

Asimismo, en la obra analizada de Carmelo Bonet también están presentes los críticos literarios Brunetiére y la crítica evolucionista, y Anatole France, autor del gran libro El crimen de un intelectual y Premio Nobel, representante de la crítica impresionista.

Interesante libro que nos abre las puertas a la crítica literaria occidental, en especial la francesa, del que se quejaría después el gran Jean Paul Sartre sustentando que Francia era un país muy apreciado por sus escritores de talla mundial en vez de sus científicos. Finalmente, los ensayos más endebles del libro en cuestión son los tres últimos, pero no resta el valor de los otros siete, por lo que se recomienda su lectura.

 

Francois Victor Villanueva Paravicino

Escritor peruano (Ayacucho, 1989). Bachiller en Literatura por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (UNMSM). Finalista del I Concurso Iberoamericano de Relatos BBVA-Casa de América “Los jóvenes cuentan” (2007). Textos suyos aparecen en la antología Recitales “Ese Puerto Existe”, muestra poética 2010-2011 (2013). Ha publicado el libro de relatos Cuentos del Vraem (2017) y el poemario El cautivo de blanco (2018). Tiene diversas publicaciones literarias en antologías, revistas y diarios. Actualmente cursa la Maestría en Escritura Creativa de la UNMSM.