Saltar al contenido

Desobediencia, Calumnia, Seducción y Agresión: Hombres y Mujeres en Cajamarca, Perú, 1862-1900 (Reseña)

Desobediencia, Calumnia, Seducción y Agresión: Hombres y Mujeres en Cajamarca, Perú, 1862-1900 (Reseña) - antropologia-cultural - mujeres campesinas de cajamarca 1024x768

Tanja Christiansen, University of Texas Press, 2004

Revisado por Jessaca Leinaweaver, estudiante graduado en Antropología cultural,
Universidad de Michigan

De Tanja Christiansen desobediencia, calumnia, seducción y agresión, basado en su investigación de doctorado y tesis doctoral (historia, Oxford), aborda temas familiares para los estudiosos feministas. Cómo y por qué hombres y mujeres comunes laboriosamente negociar su reputación según códigos de género imperantes, y ¿cómo puede un historiador explorar estas preguntas mientras se limita por las limitaciones de sus fuentes? El libro aborda estas dos preguntas a través de un análisis histórico de grano fino de transcripciones legales que documentan los ensayos de calumnias, injurias, violación, seducción y secuestro en Cajamarca, Perú del siglo XIX.

El principal argumento del libro gira en torno a las mujeres y el honor. Christiansen sigue el argumento, tal vez primero hecho por Engels, en matrimonio, legitimidad y la virtud femenina están todos íntimamente ligados a la transmisión de la propiedad hombre (51). Las mujeres cuya virtud había sido cuestionada a través de (injurias en el capítulo 5 y violación) o seducción en el capítulo 6 así ante la posible pérdida de un proveedor macho y pareja, y esto fue lo que condujo a defender su virtud en los tribunales. La opción de ir a juicio generalmente no dio lugar a condena o incluso éxito (107). Sin embargo, la preparación de la mujer a entrar en tales procedimientos onerosos era una demostración pública y simbólica de su inocencia, y en esta era a menudo eficaz para convencer a un compañero para volver a casa. También fue un fuerte mensaje a posibles futuras maligners que voluntariamente ella defendería su relación (186).

Análisis de Christiansen de pequeños cambios discursivos en las transcripciones de ensayo también sugiere que honor y reputación honrada, una vez ligado casi exclusivamente a la riqueza y clase social, estaban cada vez más vinculados con comportamientos de género particular que- Aunque difícil de lograr – estaban al alcance de las clases más bajas (103). En particular, la opción de ir a juicio parece marcar a hombres y mujeres como pertenecientes a una posición específica y liminal. Mientras honor élite raramente fue cuestionada, y honor entre las clases inferiores típicamente se negoció en sedes extralegales, que va a la corte fue un movimiento que ambiguo punto de hombres y mujeres eligieron conscientemente para reforzar su reclamo a un superior (posición social 113) y a distancia con eficacia de las clases más bajas (136). Uso de Cajamarquiños de los tribunales así había cosificada jerarquías sociales del siglo XIX al mismo tiempo que les disputaran.

Escribir sobre sexo, matrimonio y uniones consensuales (capítulos 3 y 4), Christiansen utiliza el ejemplo de la violencia doméstica para mostrar cómo los tribunales priorizados unidad dentro del matrimonio, pero no para parejas en relaciones de derecho consuetudinario. Esto significó que el matrimonio, mientras un ideal social de la élite, a menudo sería indeseable para las mujeres de clase trabajadora, que a veces tuvieron que usar la impermanencia de la relación para escapar a violentos asociados. También significaba en caso de separación, las mujeres que nunca se habían casado con su pareja normalmente mantenidas los derechos sobre los niños a menos que el padre había reconocido legalmente al niño. Estos resultados demuestran una verdadera astucia por parte de peruanos de clase baja que se dedicaban a litigio, conociendo las inclinaciones de la corte y usarlos para su ventaja en casos judiciales. Este análisis señala una distinción cuidadosa entre la élite peruanos, que (apoyados por los tribunales) no podría criticar la violencia doméstica y las clases populares, que a menudo. (Este hallazgo es particularmente instructivo a la luz de una creencia persistente entre la élite peruanos que la violencia doméstica – “amor serrano”, es una faceta aceptada de relaciones románticas en el altiplano más pobre).

Christiansen comienza la discusión sobre el escenario histórico de su investigación (capítulo 2) con el argumento de que la falta de investigación en el área ha conducido a la asunción equivocada que Cajamarca comparte similares procesos históricos con el más estudiado sur Sierra peruana (22). Por lo tanto, es sorprendente que su cuidadoso análisis de la sociedad de Cajamarquiño a menudo se basa en fuentes secundarias que no están contextualizadas o justificadas. En el capítulo sobre la violencia doméstica, por ejemplo, uso de Christiansen de Hydén y Gayford, sin articular razones para la elaboración de esta comparación cruz-cultural y Cruz-históricos, parece sugerir una visión de la violencia doméstica como una experiencia universal. Además, en el capítulo 7, en las relaciones de apoyo y disputadas entre mujeres, Christiansen se basa en literatura y ciencias sociales de México colonial y contemporáneo para hacer puntos sobre calumnia (144) y rivalidad (151-152). Comparaciones transculturales y Cruz-históricos son una herramienta estándar de ciencias sociales, pero sin un marco para entender por qué estas diversas literaturas aparentemente se se comparan o si colonial y contemporáneo de México puede hablar con el contexto de Cajamarquiño del siglo XIX de una manera particularmente significativa, la comparación pierde su contundencia.

Enfoque de Christiansen para su material de fuente primaria es mucho más matizada e incisivo. Ella pasa mucho tiempo articular los retos y posibilidades que presenta este material. En esto, ella dirige a críticas que apuntan a la naturaleza costosa y desperdiciadora de tiempo de ir a juicio (limitando así sus temas a solo aquellos que podían permitirse una solución legal y que vivían lo suficientemente cerca a los tribunales para hacer factible un juicio), el énfasis excesivo en conflicto dentro de las transcripciones de ensayo (18) y privilegiando de luchas por el poder social sobre otra, menos visible tipo de relaciones de género (173). En esencia, su afirmación es que, aunque las fuentes dicen algo muy unilateral, revelan lo que enmascaran sobre redes de apoyo, estrategias de supervivencia y las relaciones sociales de las mujeres. Las transcripciones de ensayo sugerencia también en el uso de las mujeres de James C. Scott “cotidiana armas de la resistencia” – indiferencia emocional, doméstica y sexual hacia su pareja (79). Los alegatos y defensas contenidas en estos documentos muestran qué discursos y ejemplos personas dibujó apuntalar o destruir reputaciones, en el proceso de pintar un cuadro de las morales del siglo XIX entre diferentes clases sociales Cajamarquiño (135). análisis muy cuidadoso de Christiansen de las fortalezas y debilidades de sus fuentes es un excelente aporte y haría este trabajo útil en un curso sobre metodologías de investigación feminista. El libro es también apropiado para pregrado y posgrado en estudios latinoamericanos, historia y estudios de género.

Investigación de Leinaweaver se centra en la infancia, familias y adopción en el sur peruano, y dentro de poco, ella defenderá su tesis doctoral, formas familiares: circulación de niños en el Perú andino.

Extraido de (Original en Inglés) : http://afa.americananthro.org/book-review/disobedience-slander-seduction-and-assault-women-and-men-in-cajamarca-peru-1862-1900-2/