Saltar al contenido

¿Qué es la Etnografía?

etnografia corporativa

¿Qué es la etnografía?

Brian Hoey

El término etnografía ha llegado a equipararse con prácticamente cualquier proyecto de investigación cualitativa en el que la intención sea proporcionar una descripción detallada y profunda de la vida y la práctica cotidianas. A veces se hace referencia a esto como “descripción gruesa”, un término atribuido al antropólogo Clifford Geertz que escribió sobre la idea de una teoría interpretativa de la cultura a principios de la década de 1970 (por ejemplo, véase La interpretación de las culturas, publicado por primera vez como una colección en 1973). El uso del término “cualitativo” pretende distinguir este tipo de investigación en ciencias sociales de la investigación más “cuantitativa” o estadísticamente orientada. Los dos enfoques, es decir, cuantitativo y cualitativo, aunque a menudo complementarios, tienen en última instancia objetivos diferentes.

Tenga en cuenta que puede ver y descargar mi guía detallada sobre etnografía y trabajo de campo etnográfico, incluyendo listas de preguntas y consejos para notas de trabajo de campo. Si desea utilizar y citar mi trabajo sobre este tema, esta es la mejor manera de hacerlo.

Mientras que el enfoque etnográfico de la investigación social ya no es puramente el del antropólogo cultural, una definición más precisa debe arraigarse en el hogar disciplinario de la antropología de la etnografía. Así, la etnografía puede definirse tanto como un proceso o método de investigación cualitativa (se realiza una etnografía) como un producto (el resultado de este proceso es una etnografía) cuyo objetivo es la interpretación cultural. El etnógrafo va más allá de reportar eventos y detalles de la experiencia. Concretamente, intenta explicar cómo éstas representan lo que podríamos llamar “redes de sentido” (Geertz de nuevo), las construcciones culturales en las que vivimos.

Los etnógrafos generan entendimientos de la cultura a través de la representación de lo que llamamos una perspectiva emic, o lo que podría describirse como el “punto de vista interno”. El énfasis en esta representación es, por lo tanto, permitir que categorías y significados críticos emerjan del encuentro etnográfico en lugar de imponerlos desde los modelos existentes. Una perspectiva ética, por el contrario, se refiere a una orientación más distante y analítica de la experiencia.

Una comprensión etnográfica se desarrolla a través de la exploración cercana de varias fuentes de datos. Utilizando estas fuentes de datos como base, el etnógrafo se basa en un marco cultural de análisis.

La participación a largo plazo en el entorno de campo o en el lugar donde tiene lugar la etnografía se denomina observación participante. Esta es quizás la principal fuente de datos etnográficos. El término representa el doble papel del etnógrafo. Para desarrollar una comprensión de lo que es vivir en un entorno, el investigador debe convertirse en un participante en la vida del entorno al mismo tiempo que mantiene la postura de un observador, alguien que puede describir la experiencia con una medida de lo que podríamos llamar “desapego”. Tenga en cuenta que esto no significa que los etnógrafos no puedan convertirse en defensores de las personas que estudian. Típicamente, los etnógrafos pasan muchos meses o incluso años en los lugares donde llevan a cabo sus investigaciones, a menudo formando vínculos duraderos con la gente. Debido al desarrollo histórico y a los prejuicios disciplinarios, en el pasado la mayoría de los etnógrafos llevaban a cabo sus investigaciones en países extranjeros, ignorando en gran medida el potencial para trabajar aquí mismo en casa. Esto ha significado que gran parte de la etnografía que se hace en los Estados Unidos hoy en día se está haciendo fuera de su hogar disciplinario. Sin embargo, un número cada vez mayor de antropólogos culturales ha comenzado a hacer trabajo de campo en las comunidades donde ellos mismos viven y trabajan.

Las entrevistas proporcionan lo que podría llamarse recopilación de datos “selectiva” mediante la formulación de preguntas específicas pero abiertas. Hay una gran variedad de estilos de entrevista. Cada etnógrafo aporta su propio enfoque único al proceso. Independientemente de ello, se hace hincapié en permitir que la persona o personas entrevistadas respondan sin verse limitadas por opciones predefinidas, lo que distingue claramente los enfoques cualitativos de los enfoques más cuantitativos o demográficos. En la mayoría de los casos, una entrevista etnográfica se ve y se siente poco diferente de una conversación diaria y, de hecho, en el curso de la observación de los participantes a largo plazo, la mayoría de las conversaciones son de hecho puramente espontáneas y sin ninguna agenda específica.

Los investigadores recogen otras fuentes de datos que dependen de la naturaleza específica del entorno de campo. Esto puede tomar la forma de artefactos representativos que encarnan características del tema de interés, informes gubernamentales y artículos de periódicos y revistas. Aunque a menudo no están vinculadas al lugar de estudio, se utilizan fuentes académicas secundarias para “ubicar” el estudio específico dentro de un corpus de literatura existente.

En los últimos veinte años, ha crecido el interés dentro de la antropología por considerar la estrecha relación entre la historia personal, la motivación y las particularidades del trabajo de campo etnográfico (por ejemplo, ver Hoey & Fricke 2007). Es innegablemente importante cuestionar y comprender cómo estos factores influyen en la construcción de la teoría y la conducta de la vida académica. Las experiencias personales y profesionales, junto con el contexto histórico, llevan a los investigadores individuales a sus propios enfoques metodológicos y teóricos. Esta también es una fuente importante, aunque no reconocida.

El trabajo de campo etnográfico está conformado por identidades personales y profesionales, así como estas identidades están inevitablemente conformadas por experiencias individuales mientras se está en el campo. Desafortunadamente, la dimensión autobiográfica de la investigación etnográfica ha sido minimizada históricamente, si no descartada por completo. Esto es mayormente comprensible dada la percepción de una amenaza a la objetividad que se espera de la ciencia legítima, a la confiabilidad de los datos y a la integridad de nuestra metodología, si parecemos permitir que la subjetividad intervenga al permitir que aparezca la persona gravada del etnógrafo en lugar de adherirse al papel prescrito de observador totalmente desapasionado.

La mayoría de los antropólogos hoy en día señalan a Bronislaw Malinowski, autor de etnografías tan importantes como Argonautas del Pacífico Occidental (publicada por primera vez en 1922), como una especie de padre fundador del trabajo etnográfico de campo, la práctica de la “observación de participantes”. Las etnografías de Malinowski de principios del siglo XX fueron escritas con una voz distante y totalmente poco reveladora sobre la naturaleza del etnógrafo y su relación con las personas estudiadas. Desde la época de Malinowski, el relato personal del trabajo de campo ha estado oculto en notas y diarios. Estos escritos “extraoficiales” documentan las impresiones tácitas y las experiencias emocionales sin las cuales no podemos, como etnógrafos, apreciar y comprender plenamente el proyecto de nuestra propia investigación. Los diarios de Malinowski fueron publicados después de su muerte en un revelador relato autobiográfico de su vida interior en el campo (A Diary in the Strict Sense of the Term, publicado por primera vez en 1967). Aprendemos en sus diarios que, entre otros detalles, Malinowski anhelaba escribir grandes novelas incluso cuando sus escritos científicos definían efectivamente la práctica de la antropología cultural durante gran parte del siglo XX.

De muchas lecciones importantes para los antropólogos, los diarios de Malinowski contienen dos especialmente relevantes aquí. La primera de ellas es que, en su esencia, la escritura etnográfica es un medio de expresar un interés compartido entre antropólogos culturales por contar historias, historias sobre lo que significa ser humano. La otra es que el proyecto profesional explícito de observar, imaginar y describir a otras personas no tiene por qué ser incompatible con el proyecto personal implícito de aprender sobre uno mismo. Es la verdad honesta del trabajo de campo que estos dos proyectos siempre están implicados el uno en el otro. La buena etnografía reconoce la naturaleza transformadora del trabajo de campo, en el que al buscar respuestas a las preguntas sobre las personas podemos encontrarnos en las historias de los demás. La etnografía debe ser reconocida como un producto mutuo nacido del entrelazamiento de las vidas del etnógrafo y sus sujetos (para más información sobre estos puntos, véase Hoey 2008).

Nueva Etnografía

“¿Te dicen lo que es la buena vida, o lo averiguas por ti mismo?”

Planteada por un emigrante de mediana edad que dejó una carrera corporativa, esta pregunta invoca el tema de Optar por otro lugar que surge de las historias de personas que eligieron la reubicación como una forma de redefinirse a sí mismas y de reordenar el trabajo, la familia y las prioridades personales. Este es un libro sobre el impulso de empezar de nuevo. Los relatos presentados involucran nuevas expresiones de viejos sueños, entendimientos e ideales. Ya se trate de la reducción de carreras estresantes o de las víctimas de la reducción de puestos de trabajo perdidos en una oleada de reestructuración económica, los migrantes buscan refugio en lugares que parecen resonar con un yo idealizado y potencial. Escoger la opción de otro lugar y moverse como un medio de rehacerse a sí mismo a través de la pura fuerza de voluntad son facetas básicas del carácter estadounidense forjado en su historia como una nación en desarrollo de inmigrantes con una frontera aparentemente en constante expansión. Las historias que aquí se cuentan forman parte de una historia moral más amplia sobre lo que constituye la buena vida en una época de incertidumbre económica, junto con las cambiantes categorías sociales y los significados culturales. Brian Hoey ofrece una evocadora ilustración de las formas en que estos cambios radicales afectan a las personas y a los lugares en los que viven y trabajan, así como de la forma en que ambas estrategias reaccionan para hacer frente o cuestionar el statu quo. Este conmovedor retrato de comenzar de nuevo en el corazón de Estados Unidos iniciará una fructífera discusión acerca de hacia dónde vamos ahora como sociedad postindustrial emergente.

Traduccion al castellano desde

Fuente:
http://brianhoey.com/ research / ethnography/