Relación Entre Antropología y Literatura

Antropología y literatura

Toda la antropología es literatura, o al menos debería aspirar a serlo. De lo contrario, tiende a ser aburrido o, peor aún, indigesto. Los editores de la revista admiten que los argumentos hábilmente elaborados son más persuasivos y, por lo tanto, más fáciles de aceptar; en otras palabras, incumbe a los antropólogos escribir bien si quieren que sus palabras sean escuchadas.

Los postmodernistas fueron los primeros en llevar estas preocupaciones textuales al centro de la disciplina. A partir de mediados de los ochenta, enfatizaron el carácter irreduciblemente literario de toda la escritura antropológica. Describieron a los antropólogos como autores, quienes desplegaron estrategias textuales particulares para lograr los efectos deseados. La etnografía se clasificó como género literario y las etnografías como textos a analizar. En el proceso se pretendía que el antropólogo reflexionara más sobre su papel en la producción de conocimiento etnográfico y fuera más sensible sobre el estado del texto resultante. Por lo tanto, es lamentable y revelador que muchas de las etnografías experimentales que siguieron a la estela del postmodernismo fueran aún más ilegibles que sus predecesores, generalmente esmerados.

Por supuesto, intentar situar exactamente la frontera o superposición entre antropología y ficción es inútil, ya que las diversas definiciones de cualquiera de ellas sirven principalmente a los intereses de sus promotores. Algunos afirman que hay poca diferencia entre los dos; otros los ven como una pareja que nunca debe encontrarse. La ficción presentada como etnografía puede servir de casos de prueba; ejemplos notables de este género escabroso son Psalmanazar y Castaneda.

Antropología en la literatura

Gracias a la capacidad literaria de Sir James Frazer, su Golden Bough sigue siendo la obra antropológica más vendida de todos los tiempos, su influencia sorprendentemente extendida. Gran parte del éxito de Frazer se debe a su estilo elocuente y a la manera indirecta en que abordó los temas clave de su época: el estatus de la religión; el valor del imperio y la industria; el papel del pasado clásico; la naturaleza de lo doméstico y lo sexual; la tensión entre lo rural y lo urbano. Los escritores que se dedican a sus ideas acerca de la “primitiva”, la magia y el mito incluyen a D. H. Lawrence, Yeats, Synge, James Joyce, Robert Graves. Varios de ellos aprendieron tanto en la materia que pudieron ser clasificados como antropólogos aficionados.

T.S. Eliot estaba más impresionado por la noción de’ prelogía’ de fLevy-Bruhl. Interpretó esto en el sentido de que los poetas tenían que despertar en sí mismos y en los demás una mentalidad primordial. Al igual que los “hechiceros” que actuaban de forma ritualista, los bardos tenían que hacer su magia para disolver los límites de sus audiencias. Puentearon lo primitivo y civilizado golpeando la sílaba y el ritmo juntos. Como los chamanes, tenían el poder de nombrar: una fuente literal de su autoridad.

En la década de 1920 en París, un embrague de baile surrealista caprichoso.

Reply