Saltar al contenido

Socialización: Aprendiendo Nuestra Propia Cultura

Socialización: Aprendiendo Nuestra Propia Cultura - antropologia-cultural - antropologia cultural ember pdf

La socialización describe el proceso a través del cual se hace que las personas, y especialmente los niños, asuman las ideas y comportamientos apropiados para la vida en una sociedad particular. Como tal, describe un proceso esencialmente pasivo y da por sentada una teoría de la persona como “un individuo en la sociedad”. Aquí la “sociedad” y el “individuo” se conciben como fenómenos de orden diferente; la sociedad como fenómeno de vida colectiva se entiende que precede y engloba al individuo.

La preocupación tradicional de los antropólogos era analizar y comparar las ideas y prácticas que informaban la vida cotidiana entre los diferentes pueblos del mundo. A efectos de análisis, identificaron ámbitos relativamente discretos de fenómenos colectivos como el parentesco, la economía política y la religión. Y dado que “el individuo” se entendía como un producto de la “sociedad”, la socialización sólo podía estudiarse adecuadamente cuando se entendían estos fenómenos colectivos. Esta perspectiva significaba que los estudios de socialización tenían una posición marginal con respecto a la antropología dominante.

Cultura de aprendizaje

Como teoría del “aprendizaje de la cultura”, la socialización debe diferenciarse de la teoría del condicionamiento cultural que fue asumida por los estudios de “cultura y personalidad” en la antropología cultural temprana. Estos estudios se basaron, por un lado, en la teoría psicoanalítica y, por otro, en explicaciones conductistas del aprendizaje; se centraron en el desarrollo emocional más que en el desarrollo cognitivo. La socialización como educación informal fue más prominente en los primeros estudios de antropología social. Figura en el trabajo de los seguidores de Malinowski; así, por ejemplo, en We, the Tikopia, Raymond Firth incluyó datos sobre la interacción entre los niños y sus parientes mayores, y sobre el cuidado de los niños pequeños y su educación, especialmente con respecto al aprendizaje de las ideas y el comportamiento propio del parentesco. El relato de Firth es sensible a la calidad de las relaciones, y sus breves pero evocadoras descripciones de las interacciones entre personas particulares permiten al lector hacerse una idea de lo que es convertirse en tikopiano (1957[1936]: 125-96).

El relato de Meyer Fortes (1970[1938]) sobre la educación en Taleland (Ghana) es quizás el estudio temprano más sistemático de la socialización. Los niños de cuento, dijo, son: parte activa y responsablemente de la estructura social, del sistema económico, del ritual y del sistema ideológico… el niño está desde el principio orientado hacia la misma realidad que sus padres y tiene el mismo material físico y social sobre el cual dirigir su dotación cognitiva e instintiva.

Describió las actitudes de los adultos y los niños con respecto al proceso de aprendizaje y mostró cómo el niño aprende las “categorías de comportamiento social”. como patrones en los que se combinan intereses, elementos de habilidad y observancias “. Fortes describió el aprendizaje como un pro