Saltar al contenido

El Poder del Simbolismo Cultural

psicologia aplicada

Dondequiera que miremos en la sociedad, vemos formas de representación simbólica que identifican e ilustran nuestro ethos cultural. Los símbolos que usamos, a diferencia de los signos, tienen múltiples significados según el contexto y la cultura en que aparecen. Un símbolo puede ser un gesto, un objeto o un ritual que informa, solidifica e influye en nuestras interacciones sociales. Son un elemento importante e integral en la comprensión de la cultura. Refuerzan nuestras normas, valores y proporcionan un operativo en el que podemos manifestar nuestros significados. Los símbolos también pueden evocar respuestas emocionales por nuestra parte.

El antropólogo Clifford Geertz explicó que nuestro mundo simbólico se utiliza como un vehículo para nuestros conceptos; ellos representan cómo concebimos nuestro mundo. La concepción del símbolo es su significado. Otro antropólogo interpretativo, Victor Turner, creía que los símbolos no son solo vehículos de significado, sino que, por su propio uso, crean significado, comprensión y solidaridad en las relaciones. Es por eso que vio el simbolismo ritualista como el albergue de símbolos centrales que tenían un peso extra. Los símbolos funcionan no solo para representar un valor o creencia, sino que su uso también afecta al individuo más profundamente. Esto se debe a que, como creía Turner, los símbolos centrales encontrados en el ritual tenían la capacidad o la utilidad de conectar lo conocido con lo desconocido. En esencia, los actos rituales y el simbolismo ritual a menudo implican ideas etéreas que se vuelven tangibles durante el proceso ritual. Geertz también se hizo eco de la importancia del simbolismo ritual y, en particular, del simbolismo religioso. Afirmó que el comportamiento o los actos simbólicos religiosos eran creadores específicos del estado de ánimo del individuo pero también, debido a su propósito religioso, proporcionaban motivación.

Sin embargo, los símbolos cotidianos y el comportamiento simbólico no siempre representan algo trascendental. Simplemente pueden significar un aspecto de nuestras normas culturales y, a través de su uso, ser eficaces para reforzarlas. Cuando los agentes utilizan e interactúan con estos símbolos, los valores y significados que representan están codificados. Es por esta razón que son parte integral de la vida cultural. Algunos símbolos o comportamientos rituales ampliamente reconocidos tienen miles de años, como aquellos que son una parte distintiva del patrimonio religioso. Han sido utilizados para encarnar y afirmar las ideologías sagradas que representan y también proporcionan utilidad en el ritual y la práctica durante el culto religioso. Simbolismo más mundano podría ser el apretón de manos que podemos reconocer como una costumbre común, pero que también puede representar muchos significados como el acuerdo, la comprensión o un saludo formal pero socialmente educado. Esto parece una forma insignificante de simbolismo y un ejemplo tan mundano. Sin embargo, podemos reconocer el poder detrás del gesto simbólico cuando se viola dicha costumbre. Por ejemplo, puede haber una ocasión en que la etiqueta dicte que un apretón de manos es apropiado, pero la mano de uno puede ser rechazada. Es entonces cuando el verdadero significado detrás del gesto se vuelve mucho más aparente.

Toda representación simbólica tiene su génesis en los conceptos sociales, ideológicos y políticos que definen nuestra cultura. Se forman a partir de estos, pero también informan a estos. Los símbolos no siempre son los mismos, pero pueden transformarse a través de las edades y mediante diversos procesos de adaptación cultural.

Veamos una bandera nacional como un símbolo. Cada nación tiene uno y podemos suponer que cada país considera su bandera como un símbolo de la unidad de su pueblo. Representa una identificación específica con ‘nación’ o incluso ‘etnia’. Sobre todo, representa un colectivo: una afiliación común. Un gran ejemplo del simbolismo atrincherado en las banderas nacionales y su efecto se puede extraer de la revolución en Libia. Los luchadores por la libertad, junto con el nuevo gobierno, restablecieron la antigua bandera de Libia, el símbolo de una Libia independiente utilizada antes del gobierno del coronel Gadafi entre 1951 y 1969. Al mismo tiempo, las personas adoptaron un tipo de quema ceremonial y festiva de la vieja bandera verde, que estaba en su lugar durante el gobierno de Gaddafi. La bandera se convirtió en parte de un ritual, con su quema como un signo de celebrar la libertad de la tiranía. A partir de este comportamiento, podemos ver cuán cargado está el significado simbólico de la bandera. La acción no fue solo catártica para los participantes, sino que, como un acto simbólico, también habló en gran medida para los de afuera. Entonces, podemos ver cómo algo tan aparentemente simple como una bandera nacional no solo puede representar muchos significados, sino que también puede tener el poder de provocar respuestas emocionales altas debido a los valores que representa. Debido a esto, a través de las culturas, la forma en que los ciudadanos utilizan y tratan una bandera es de suma importancia ya que representa una conciencia nacional que puede incluir orgullo, patriotismo, identidad y, en este caso, libertad.

¿Qué tiene de claro el poder? de la representación simbólica en la sociedad es que, aunque los símbolos cumplen la función de representar un concepto o idea, también tienen la propensión a evocar una respuesta emocional y psicológica. De hecho, la importancia o el significado emocional del concepto es lo que formula el símbolo en primer lugar.

Tomemos otro símbolo mundano, la paloma blanca. Este símbolo es ampliamente reconocible en todas las culturas. A veces, se usa solo y, a veces, se usa junto con otros símbolos. La mayoría de nosotros diría que representa o es un símbolo de paz. ¿Por qué pensamos que representa la paz? Tenemos que mirar los orígenes y la historia del símbolo para entender por qué.

El símbolo de la paloma blanca y la rama de olivo tiene su génesis en la historia bíblica del Arco de Noé. Después del diluvio, la paloma regresa al Arco con una rama de olivo que indica que la inundación había terminado y que había un nuevo comienzo a mano. Entonces, el símbolo de la paloma blanca junto con una rama de olivo tiene su origen en la narración cristiana de historias. Sin embargo, el uso del símbolo de la rama de olivo dentro de esa historia ya tenía un significado previo en la historia, ya que fue el primer símbolo romano de la paz. A partir de esto, podemos entender por qué fue llevado por la paloma y su razón para la incorporación a la historia. Después de todo este tiempo, los símbolos de la paloma blanca y la rama de olivo se han integrado en nuestro sistema cultural para que se conviertan automáticamente en uno de los símbolos de paz más ampliamente reconocidos. La razón probable de esto probablemente se deba, en gran medida, a la difusión de la educación cristiana en todo el mundo a lo largo de los siglos. Sin embargo, el símbolo ha variado con el tiempo. A menudo vemos, tal vez para promover un tono más secular, la paloma blanca sin la rama de olivo en logotipos de diversas organizaciones. Su popularidad de uso se basa principalmente en el hecho de que tiene un significado inmediatamente reconocible, lo que lo convierte en un símbolo eficaz y poderoso.

Ya sea que los símbolos sean sagrados o mundanos, constituyen una parte importante de cualquier tejido cultural. Tienen el poder de transformar un concepto en una realidad, de hablar sin palabras y de darnos respuestas emocionales. Comprender el significado detrás del comportamiento simbólico y los símbolos mismos nos permite una gran comprensión de nuestro mundo y de lo que consideramos importante y valioso.