Desigualdad Desde la Perspectiva Antropológica

En los últimos cien años, los estudios empíricos de la desigualdad han sido influenciados significativamente por teorías normativas de igualdad. Los teóricos sociales han reconocido la presencia de desigualdades de muchos tipos en las sociedades de las que tienen conocimiento y experiencia directos, pero también han especulado sobre la existencia y las perspectivas de igualdad en las sociedades pasadas y futuras. Aquí se ha producido una gran división: algunos han argumentado que la desigualdad es una característica inherente de todas las sociedades, mientras que otros han sostenido que las sociedades igualitarias han existido en el pasado y pueden existir en el futuro.

Los estudios antropológicos han aportado una contribución significativa a estos debates, ya que han prestado especial atención a las sociedades “primitivas” o “prealfabetas” o “simples” que, según algunos, ofrecen las mejores aproximaciones a las sociedades basadas en la igualdad. La obra de Marx y Engels, y en particular la de este último (Engels 1948[1884]), contribuyó en gran medida a dar vigencia a la teoría del “comunismo primitivo”. Engels y otros argumentaron que la verdadera base de la desigualdad social y política era la propiedad, y que, puesto que no había propiedad privada en las sociedades primitivas, no había Estado ni clase ni desigualdad. Utilizaron muchos ejemplos seleccionados de etnografía e historia antigua para ilustrar su argumento.

El tema del comunismo primitivo se reexaminó a medida que en el siglo XX se disponía de mejor evidencia etnográfica de las sociedades primitivas contemporáneas. En un estudio importante, publicado por primera vez en 1921, R. H. Lowie (1960) cuestionó la teoría sobre la base de un escrutinio cuidadoso y sistemático de la evidencia. Mostró que la propiedad existía en muchas formas en la mayoría de las sociedades primitivas, si no en todas. Otros han demostrado que las desigualdades de rango y estatus también se encuentran comúnmente independientemente de la propiedad. La teoría del comunismo primitivo como etapa demostrable y universal de la evolución humana ya no es ampliamente aceptada por los antropólogos. Durante mucho tiempo fue parte de la ortodoxia de la antropología rusa y soviética, pero con la desaparición de la Unión Soviética, ahora quedan pocos defensores.

Sociedades igualitarias

En los últimos años, varios antropólogos han llamado la atención sobre lo que llaman “sociedades igualitarias”, algunas de las cuales han investigado directamente a través del método de observación participativa. Estas sociedades se encuentran en diferentes partes del mundo, por lo general en nichos ecológicos aislados, e incluyen a los Hadza de Tanzania, los Mbuti del Zaire, los Bushmen Kung de Botswana y Namibia, y los Negritos Batek de Malasia. No hay desigualdades claras de riqueza, poder o estatus entre ellos; además, no son’ igualitarios’ por defecto, sino que enfatizan conscientemente el valor de la igualdad y la practican activamente (Woodburn 1982:931-2). Sin embargo, el sistema especial na

Reply