Saltar al contenido

El Parentesco en la Clase Alta de Lima

La familia miroquesa en el siglo XIX
La literatura antropológica de los grupos de descendencia se ha centrado casi exclusivamente en las sociedades tradicionales. (para una síntesis útil, véase Keesing 1975). Las excepciones dispersas a esta regla(Strickon 1965; Leyton 1965; Singer 1968; Lomnitz 1978) no han modificado el consenso tanto en antropología como en sociología de que la descendencia es insignificante como principio organizador en las sociedades modernas (Keesing 1975:8; Goody 1969; Fortes 1971[1953]; Goode 1964:5; Davis 1949:409, 422). Este artículo, a partir del trabajo de campo realizado entre familias peruanas de clase alta , muestra evidencia contraria . Los estudios de caso de dos poderosas y adineradas familias limeñas demuestran que están organizados cognáticamente y funcionan como grupos corporativos. Este material se complementa con datos menos detallados sobre una serie de familias peruanas similares.
 La conclusión considera algunas pruebas sugestivas sobre familias similares en los Estados Unidos y avanza  la hipótesis de que los grupos de descendencia pueden ser una característica sistemática de los estratos sociales superiores en las sociedades más avanzadas tecnológicamente.
Los dos grupos de descendencia examinados como casos de estudio se extraen de un pequeño círculo de familias que los peruanos han llamado desde hace tiempo la oligarquía . Estas familias, o clanes como son conocidos localmente, están generalmente Unidos por la participación en un estado compartido y el descenso de un antepasado apical común. El antepasado fundador era más típicamente un plantador, minero, y/o banquero que inició la fortuna de la familia en la economía ex-portuaria del auge de finales del diecinueveavo siglo (Gilbert 1977:77-80). En una sociedad fuertemente estratificada, el poder económico se convirtió rápidamente en poder político. Las familias oligarcas, tanto colectiva como individualmente, se convirtieron en actores clave en el sistema político (Bourricaud 1970; Jaquette 1973; Gilbert1977). La posición económica y política de la oligarquía se ha visto reforzada por la cohesión social entre las familias. Están Unidos por su participación en el mundo timate de la sociedad de Lima de clase alta y, más explícitamente, por múltiples lazos de parentesco-barco y afinidad (Gilbert 1977:364-372).
Prados y miro quesadas, se encuentran entre las familias oligarcas más elaboradas. Un estudio de enlaces afines entre 30 grupos de ascendencia oligarquía a través de cuatro géneros encuentra que el miro quesadas tiene 14 eslabones y los prados tienen 10 enlaces con los otros grupos de descenso; entre estos eslabones se encuentran 2 uniendo los prados y miro quesadas. Los prados (Gilbert 1977:221-283) trazan su descenso de Mariano Ignacio Prado (1826-1901), un ambicioso oficial militar de origen provincial que fue dos veces presidente del Perú. La posición de la familia fue consolidada por sus cuatro hijos bastante talentosos. El mayor, Mariano Ignacio Prado Ugarteche (Figura 1, I), fundó el Banco Popular, que funcionaría como el punto focal de un complejo imperio financiero e industrial. Javier, Jorge y Manuel (Figura 1, Il-IV) eran prominentes en política. Este último, al igual que su padre, fue dos veces presidente del país (1939-45 y 1956-62). El antepasado apical del miro quesadas (Gilbert 1977:284-338) es José Antonio Miro Quesada (Miro Quesada 1945). un contemporáneo más joven del general Prado. Hijo de un inmigrante comerciante de medios modestos, zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBAJose Antonio se convirtió en periodista y acabó con su CA-Reer como único propietario de zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBA € 1 Comercio, Lima diario más antiguo. El enorme prestigio y éxito comercial del papel hizo que sus descendientes fueran afluentes y poderosos. Tanto los miro quesadas como los prados, cabe destacar, se vieron afectados adversamente por la revolución peruana de los años setenta (Gilbert 1980). En 1968, un régimen militar que se inclinaba hacia la izquierda llegó al poder con la intención de deshacer el poder de los oligarcas. En 1975, cuando la política nacional comenzó un retorno a la derecha, tanto el Banco Popular como zyxwvutsrqponmlkjihgfedcbaZYXWVUTSRQPONMLKJIHGFEDCBAEl Comercio habían sido nationalized. Con el retorno del gobierno civil en 1980, el miro quesadas recuperó el control de el comercio. Sin embargo, los prados no parecen probablemente restablecer su autoridad sobre el Banco Popular. Ambos grupos de descenso mostraron signos de estrés interno severo en el transcurso de la agitación. Puesto que el efecto a largo plazo de estos acontecimientos en el miro quesadas y los prados como grupos de la pendiente sigue siendo confuso, este los onlays se concentrarán en describir a las dos familias como funcionaron antes de 1968. El análisis que aquí se presenta se organiza en torno a la idea de la Corporación. Las definiciones clásicas de este concepto son las de Maine (1931:178-1811, quienes enfatizaron la identidad collec y la presunta perpetuidad del grupo corporativo, y Weber (1947:145-147). que destacó la presencia de normas limitantes de la membresía y una estructura de autoridad. Estas concepciones han sido elaboradas recientemente por Smith (1975) y y marrón (1974). que proponen un marco de ocho propiedades que definen a las corporaciones. Su enfoque se ha aplicado a los grupos de descensos afines por Tiffany (1975). He modificado el esquema de SmithBrown ligeramente, para los propósitosactuales, para describir los grupos de descenso de clase alta en el Perú en términos de las siguientes características: (1) reglas de membresía; (2) bienes compartidos; (3)identidad comun; (4) organización interna; (5) asuntos comunes; y (6) liderazgo y sucesión. El debate no se ocupará explícitamente de la asunción de la perpetuación; sin embargo, los análisis de la institucionalización de la membresía, la herencia y la sucesión dan soporte implícito al aforismo de Maine, “las corporaciones nunca mueren”.
Los prados, los Mir6 quesadas, y las familias peruanas similares cuentan de descendencia de un lado a otro: todos los descendientes de los antepasados apicales, por cualquier combinación de enlaces masculinos y femeninos, son considerados miembros del grupo de descenso. Pidió definir los límites de la familia, un Miro Quesada de la tercera generación contestó en términos de “las seis ramas [ramas]” originarias de los seis hijos de José Antonio. (rápidamente reconoció que hay, de hecho, sólo cinco, ya que un hijo no dejó herederos.) Tanto él como otros miembros del grupo dedescenso hacen una distinción clara entre los miembros de la familia del periódico(por ejemplo, todos los descendientes de la editor Jose Antonio) y otros parientes reconocidos. Los prados cuentan de manera similar con respecto a
https://anthrosource.onlinelibrary.wiley.com/doi/pdf/10.1525/ae.1981.8.4.02a00050