Saltar al contenido

El Destino de un Sobreviviente en un Libro de Lurgio Gavilán

memorias de un soldado desconocido

El destino de un sobreviviente en un libro de Lurgio Gavilán

 

En una entrevista al semanario Caretas, el autor de Memorias de un soldado desconocido, Lurgio Gavilán Sánchez, mencionó que el título de su obra autobiográfica (reeditada hace algunos meses atrás), obedecía a su intención de querer representar a los andinos más necesitados, en particular a los campesinos que fueron atraídos por Sendero Luminoso y el Ejército en el conflicto armado de los ochenta y los noventa en el Perú.

En efecto, consciente de la intención que quería plasmar en su ópera prima, el actual antropólogo ayacuchano forja, con una prosa sencilla y fluida, con claridad de imágenes y destreza en la caracterización de los personajes, un testimonio novelado sobre sus experiencias como senderista desde los doce años, de soldado y religioso en su juventud, y, finalmente, su sentimiento íntimo y académico de antropólogo.

Los episodios más resaltantes son los que ejerció como “camarada” y como militar, que están abordadas en las primeras partes del libro. Como Lurgio Gavilán Sánchez recuerda, él se enroló con los terroristas por su afán de encontrarse con su hermano, quien creía fielmente en las prédicas de Sendero Luminoso de transformar el país y quien le regaló el primer librito con el que se acercaría al mundo letrado (recuérdese que él era quechuahablante y que solo aprendería el español estando en el Ejército), titulado Las 5 tesis del presidente Mao Tse Tung.

Estando en las filas de los senderistas, fue testigo de la lucha con los yanaumas o “ronderos”, de las batallas con los marinos o los militares, de las celebraciones entre ellos, de los aniquilamientos a los soplones y los traidores, y fue evidenciando cada vez más de que la contienda que forzaban los partidarios de la “Cuarta Espada” era cada vez más brutal y salvaje, totalmente en desacuerdo con su concepción de revolución que tenía, que para él significaba comer bien y vivir mejor que antes.

Entre las anécdotas que más resaltan de ese episodio de su vida, está por ejemplo la muerte de su hermano, quien murió asesinado por un convoy de marinos cuando “cuadraba carros” para pedir colaboración para Sendero Luminoso. También está el ajusticiamiento de una camarada que se robó un atún y tres galletas, y murió ahorcada por sus propios partidarios. Asimismo, se cuenta el trágico fin de una senderista que se enamoró de un policía de Tambo, y que después de ser ahorcada por varias horas por los mismos camaradas, salió de su tumba como si hubiese resucitado y se cayó a un precipicio mortalmente.

Las aventuras de soldado las vivió luego de que su vida fuera perdonada por los soldados después de una emboscada. En el Ejército fue testigo de la rutina militar y por fin pudo continuar sus estudios de primaria y secundaria. También pudo ver, muy a su pesar, las violaciones y abusos que cometían sus congéneres. De los recuerdos gratos que tuvo, están las “Charlis” o prostitutas que visitaban la base militar. No obstante, faltando poco para que sea suboficial, una monja le despertaría el amor a Dios. Y fue así que postuló al convento, donde fue aceptado luego de intentar más de una vez.

Es ejemplar saber, como después de vivir y ver tantas desgracias, pudo nuestro autor, con el corazón libre de escepticismo, aspirar a ser un religioso. Pero gracias a ello pudo encontrar la paz espiritual que tanto necesitaba para que, luego de cuatro años, saliera y decidiera ingresar a la universidad. En la actualidad, Lurgio Gavilán es Doctor en Antropología, y su vida es una metáfora del ayacuchano que, buscando superarse y tener una vida mejor, venció los impedimentos que hay en las vidas de todos los seres humanos.

 

 

Francois Victor Villanueva Paravicino

(Huamanga, 1989)

Bachiller en Literatura por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Actual miembro de la Asociación de Escritores de Ayacucho (AEDA). A los 18 años quedó finalista del “I Concurso Iberoamericano de Relatos BBVA-Casa de América: los jóvenes cuentan”. El 2013 fue antologado en el libro Recitales “Ese Puerto Existe”. Muestra poética 2010-2011. El 2017 publicó su primer libro Cuentos del Vraem. Tiene diversas publicaciones literarias en revistas, antologías, diarios y sitios web de cultura. Su poemario El cautivo de blanco es su segunda entrega. Actualmente cursa la maestría de Escritura Creativa de la UNMSM.